Camila Rodríguez Triana (Cali, 1985) es cineasta y artista visual. Se graduó de la Facultad de Artes  Integradas de la Universidad del Valle en el 2008 y realizó el Master de Cine y Arte Contemporáneo en Le Fresnoy, Studio National des Arts Contemporains, en Francia, de donde se graduó en el 2019, con una mención del jurado. Cineasta y artista visual. Su primer largometraje, titulado Atentamente (2016), se estrenó en FIDMarseille (Francia), en donde obtuvo el premio Renaud Victor. Su segundo largometraje, Interior, se estrenó en DOCLISBOA (Portugal), y fue nominado por este festival al premio Doc Alliance Award (Against Gravity (Polonia), y también se presentó en CPH:DOX (Países Bajos), DOK Leipzig (Alemania), Doclisboa (Portugal), FIDMarseille (Francia), Jihlava IDFF (Repíblica Checa) y Visions du Réel (Suiza). Su tercer largometraje, En Cenizas (2018), se estrenó en Curaçao International Film Festival Rotterdam, en donde obtuvo la mención especial del jurado. Su obra artística se ha presentado en diferentes lugares a nivel internacional, como Kiosko Galería (Bolivia), Galería No Lugar (Ecuador), Festival PROYECTOR (España), Salon de Montrouge (Francia), Museo La Tertulia (Colombia), Museo Civico Giovanni Fattori (Italia), Museo de la Imagen en Movimiento (Estados Unidos), etc. Actualmente trabaja como artista protegido en el área de Artes Visuales con la artista Carrie Mae Weems, como parte del premio Rolex Mentor and Protégé Arts Initiative y en su nueva película, El canto del  Auricanturi, producida por Mutokino.

La imagen de la portada pertenece al proyecto Ejercicios de Memoria (2020). En este proyecto la artista trabaja con tres familias que experimentaron el desplazamiento de su territorio debido a la violencia generada por la guerra en Colombia entre paramilitares, guerrillas y fuerzas militares. Se trata de familias de los departamentos de Cundinamarca, Cauca y Valle del Cauca. Con cada familia, la artista hace una reconstrucción de la memoria sobre su tiempo en ese territorio y sobre el proceso de su desplazamiento. A partir de estos recuerdos, Rodríguez Triana construye tres álbumes, cada álbum inspirado en la historia de una familia, en el que, a partir de objetos, imágenes e hilo, construye un mapa de esos recuerdos. Cada álbum está expuesto en una vieja mesa que ha sido reconstruida por la artista y que está colgada en la pared. Una mesa que nos permite sentir la reconstrucción de sí mismos que han hecho estas familias en las ciudades a las que llegaron y la falta de territorio y desarraigo a los que se enfrentan.

DOI: https://doi.org/10.53556/rec.v55i0

Publicado: 2020-06-25

Página de la portada

Revista de Estudios Colombianos